Drums on Guitar

Mickael Viegas (*1987 - )

Ref. ava141101

Drums on Guitar

Drums on guitar/ The Guitar Rudiments es una obra de carácter didáctico que, de una manera osada e innovadora, tiene como objetivo compartir una nueva ética hacia la enseñanza y aprendizaje de la arte de tocar guitarra, afrontando el desarrollo técnico del instrumento según una metodología diferente.

Este manual es el resultado de un vasto estudio en pedagogía, técnicas y métodos de estudio de diversos instrumentos, con especial incidencia de elementos del adiestramiento mecánico del piano y de los instrumentos de percusión, y que a través de este trabajo están aplicados a la guitarra.

Aunque los ejercicios compuestos sean de un lenguaje no convencional en el mundo guitarrístico, (lo que incorrectamente podrá provocar dudas a la hora de decidir aceptar este desafío) la práctica de estas técnicas tendrá, indirectamente, como resultado, el éxito en las innumerables interpretaciones deseadas, proporcionando un crecimiento admirable en la técnica instrumental y consecuentemente en el discurso musical.

Es esencial explorar el ejercicio mecánico a un nivel intenso y complejo para que se adquieran el mayor número de recursos posible, respetando siempre el dinamismo muscular (contracción-relajación) y el límite de las capacidades actuales del ejecutante, teniendo como objetivo su aplicación en las obras musicales de forma fácil y fluída. No obstante, es importante destacar que la técnica pierde su sentido si se desvincula de su propósito musical, teniendo en cuenta que el objetivo de esta es la propia música. Por lo tanto es fundamental trabajar la técnica asociada a elementos musicales (dinámica, articulación…) para que los recursos técnicos se puedan convertir automáticamente en recursos musicales.

La intención inicial de este proyecto era dirigirlo a guitarristas con nivel superior de estudios, ya que tanto en el mundo profesional como en el de la enseñanza avanzada del instrumento, en general, se trabaja cada vez menos el adiestramiento mecánico del instrumento, siendo este relegado en beneficio del estudio del discurso musical. Esto crea en 

intérprete la falsa noción de que alcanzó toda su capacidad técnica posible, limitada por aspectos biomecánicos y fisiológicos insalvables.

Sin embargo, a medida que el método iba siendo elaborado, se hizo cada vez más evidente su versatilidad en relación al nivel de los estudiantes a los que se dirige pues, de acuerdo con la enseñanza preparatoria de la guitarra, y en un caso concreto y directamente relacionado, la digitalización de la mano derecha sobre la cual la mayor parte de los docentes trabaja incesantemente para que los alumnos la alcancen, es, en lenguaje percusionista el “Single Stroke” o sea, la constante pulsación alternada de los dedos sin repetir nunca individualmente. (ej: i/m, i/a, etc…). En una fase inicial de la enseñanza tiene sentido este tipo de abordaje, pues todavía es considerado un desafío para el principiante y, según el legado histórico-cultural del instrumento, una prometedora inversión. Pero en cuanto este sea aprendido, es necesario introducir en el estudio nuevos strokes para un mayor desarrollo de los músculos involucrados en el movimiento de los dedos. De hecho, este mismo single stroke alcanzará mejores resultados si es alternado durante el estudio con doubles, triples o más strokes, esto es, la repetición de dos, tres o más veces del mismo dedo respectivamente.

El trabajo inicialmente incómodo elaborado sobre estos strokes, de forma atenta y precisa, desarrollará la percepción muscular que se usa efectivamente para cada dedo y sus respectivas falanges de forma individual, equiparando los dedos más débiles a los más aptos para la práctica del instrumento y, con un trabajo progresivo en este sentido será inevitable un aumento de la velocidad y una contribución para la optimización de la energía utilizada para un determinado movimiento o secuencia de movimientos.

El libro está estructurado en unidades independientes con niveles progresivos de dificultad, cuyos capítulos están ordenados de acuerdo con parte de los cuarenta rudimentos internacionales de percusión. (de ahí la elección del título) 

Son ejercicios inéditos para guitarra, de fácil comprensión pero de elevada complejidad motora y significativa dificultad técnica. Una vez empezado el desafío, este tendrá que ser objeto de una práctica regular, atenta y ordenada para que se desarrolle el dominio total de los niveles propuestos, la interpretación requerida y el sentido estético que se pretende. 

Las técnicas desarrolladas en el libro pueden ser llevadas a la práctica en la digitación final de una obra musical solamente si el intérprete ya ha adquirido un nivel avanzado y experto en el manejo instrumental de estos recursos.

 

 

Hay que recordar que no existe una evolución técnica eficiente sin un esfuerzo constante de las facultades intelectuales del alumno, entre ellas el desarrollo paciente, la máxima concentración en el estudio para la reproducción que se propone, y la capacidad de dirigir la atención para el sonido real extraído de nuestro instrumento.